Cómo mejorar la fertilidad: el sueño

Una vez me explicaron que en fertilidad no todo es «todo o nada». Se considera una persona fértil, la que suma una serie de requisitos positivos. Y la fertilidad se va perdiendo a medida que no se cumplen esos requisitos. Si esto fuera un examen, tener un 10 sería la máxima nota y un 0 la mínima.

Por ejemplo, si tienes endometriosis, la fertilidad te quitaría un punto. Si además tienes baja reserva ovárica, tendrías otro punto menos, por lo que tendrías un 8. Es decir, no eres infertil, pero tienes menos puntuación.

Dicho esto, EL SUEÑO es otro de los factores que hay que tener en cuenta para no restar puntos, sino sumar.

Siempre se ha dicho que dormir bien y las horas adecuadas (entre 7 y 9 horas) es bueno para nosotros. Pero ¿sabemos por qué? La respuesta es por algo que se llama «El ciclo Circardiano«. Este ciclo está relacionado con el día y la noche.

Nuestro cuerpo hay funciones que las realiza cuando es de noche y otras cuando es de día. Imaginaros por ejemplo, que quieres instalar 5 programas en tu ordenador y necesitan 8 horas para instalarse. Lo dejas por la noche programado y por la mañana, están listos y descargados. Pero ¿Qué ocurre si lo paras antes de las 8 horas? Pues que se habrán instalado unos programas y los otros se quedarán sin instalar.

Eso exactamente sucede con nuestro cuerpo. Por eso es tan importante dormir bien y las horas que toca.

Este ciclo regula tanto los ritmos fisiológicos como psicológicos del ser humano, como por ejemplo la digestión, el estado de vigilia o la renovación de las células. En relación a este tema se dice que los trastornos de sueño reducen la fertilidad. Estudios realizados afirman que si se trastorna ambientalmente el ciclo circadiano, con cambios repetidos en sus ciclos de luz y oscuridad, aparecen problemas de embarazo.

¿Cómo afectan las horas de sueño en la fertilidad?

  • Las mujeres que trabajan en turno de noche, o tienen turnos irregulares ven alterada la duración de su ciclo menstrual (se alarga o se acorta), aumento del dolor menstrual y cambios en la duración y cantidad del sangrado.
  • Presentan una disminución de las horas de sueño y un aumento de la fatiga e insomnio.
  • Esa reducción en la duración del sueño tiene un efecto sobre los patrones de secreción de hormonas, así que las mujeres con menos de 8 horas de sueño secretan un 20% menos de la hormona foliculoestimulante (FSH) (hormona que incide directamente en la maduración de los ovocitos) en comparación con las mujeres que duermen más horas.
  • Los embarazos también se ven afectados por el trabajo a turnos ya que existe mayor riesgo de dar a luz bebés prematuros y/o de bajo peso al nacer y de abortos espontáneos.

En el caso de los hombres, los expertos en fertilidad saben que la testosterona es crucial para la reproducción y ¿adivina cuándo se produce la mayor producción de testosterona?… ocurre durante el sueño. El tiempo total de sueño, a su vez, ha sido vinculado positivamente con los niveles de testosterona en varias investigaciones.

¿Qué podemos hacer para favorecer el sueño y, en consecuencia, nuestra fertilidad?

  • En la medida de lo posible, evitar turnos nocturnos.
  • Evitar la cafeína por las tardes para evitar desvelarnos.
  • Crear una rutina de sueño: fijar una hora para ir a dormir y cumplirla, aunque sea sólo entre semana.
  • Evitar cenas copiosas y ricas en grasas saturadas, así como el alcohol, pues puede inducir al insomnio.
  • Practicar deporte por las tardes ayudará a dormir mejor por las noches.

Puedes conocer más factores que influyen en la fertilidad y que te ayudarán mucho si los pones en práctica aquí.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja una respuesta